The Line: ¿cómo será la ciudad vertical inteligente que construirán los árabes?

06/08/2022 | Actualidad

The Line: ¿cómo será la ciudad vertical inteligente que construirán los árabes?

6/08/22Actualidad, Arquitectura

The Line: ¿cómo será la ciudad vertical inteligente que construirán los árabes?

6/08/22 | Actualidad, Arquitectura

La presentación de The Line, proyecto de la constructora NEOM que preside el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, bien podría ser la sinopsis de una película de ciencia ficción: una ciudad en línea recta de 170 kilómetros de largo con un diseño urbano vertical y un muro de espejos de 500 metros de alto, un tren bala que atraviesa la extensión en 20 minutos, techos verdes y energías 100% renovables. Esta propuesta, valuada en 500 mil millones de dólares y pensada para alojar nueve millones de personas, cuestiona los estándares de la ciudad actual e invita a pensar en las comunidades urbanas del futuro en un entorno libre de carreteras, automóviles y emisiones, donde la naturaleza está por delante del desarrollo.

 

 

Ubicada en el Golfo de Aqaba del mar Rojo, por su cercanía con las fronteras de Egipto y Jordania, The Line desafía los límites tradicionales de la arquitectura y se enmarca en el plan estratégico Saudi Vision 2030, que consiste en la creación de una nueva zona económica en Arabia Saudí capaz de reducir su dependencia del petróleo, diversificar su economía y desarrollar sectores de salud, educación, infraestructura, recreación turismo.

El proyecto se describe como una revolución en la civilización y consiste en un edificio-ciudad de 500 metros de altura y 200 de ancho que actúa como una urbe vertical construida en línea recta, diseñada para proveer una calidad de vida más saludable y sostenible. Su renovado enfoque de diseño urbano es otra de las particularidades que llama la atención: estratificar las funciones de la ciudad verticalmente, mientras brinda a las personas la posibilidad de moverse sin problemas en tres dimensiones –arriba, abajo o transversalmente. La ciudad se desarrolla en tres niveles, empezando por la capa superior peatonal, la primera capa subterránea para los servicios, y la segunda y última capa donde se sitúa la red de transporte de alta velocidad.

 

Mediante la cuenta oficial del gobierno, se advirtió que, en comparación con las morfologías habituales de las ciudades, adoptar la forma rectilínea asegura que sus habitantes no tarden, en transporte ultrarrápido, más de 20 minutos en llegar al punto más alejado. Todo es accesible en cinco minutos a pie, conectando en poco tiempo con los servicios esenciales; no existen calles para vehículos, sino que la urbanización es completamente peatonal. Este nuevo concepto es presentado con la denominación de “urbanismo de gravedad cero”, donde se combinan parques públicos y áreas peatonales, escuelas, hogares y lugares de trabajo, de modo que los habitantes puedan moverse sin esfuerzo para satisfacer todas sus necesidades diarias.

 

 

La energía renovable y la promesa de una huella de carbono inexistente son de las aristas más atractivas de The Line. Los diseños en capas verticales de la ciudad desafían las tradicionales ciudades planas y horizontales y crean un modelo para la preservación de la naturaleza y una mejor habitabilidad humana. El edificio se construye sobre una superficie de tan solo 34 kilómetros cuadrados, lo que significa una huella de infraestructura reducida. Además, su fachada de espejo exterior permite que incluso esa pequeña huella se mezcle con la naturaleza, mientras en su interior se construye una experiencia de carácter único.

The Line es una ciudad cero carbono, a través de la eliminación de la infraestructura intensiva en carbono como automóviles y carreteras, que opera con energías renovables 100% (incluidas las del sector industrial). Además, la integración de la naturaleza y los espacios abiertos desempeña un papel importante en la purificación de la calidad del aire. Para garantizar el establecimiento de espacios microclimáticos, el entorno está cuidadosamente diseñado para permitir un equilibrio óptimo de luz solar, sombra y ventilación natural. También está previsto un sistema de climatización de toda la ciudad que convierta el calor de Arabia en un placentero clima veraniego.

 

 

Hasta el 14 de agosto, el proyecto se presenta en exhibición en el centro multideportivo Jeddah Superdome, para que el público pueda experimentar diseños detallados, modelos arquitectónicos y películas informativas que explican los pormenores de la propuesta. Lo cierto es que, más allá de lo ambicioso de este proyecto, en teoría aborda los desafíos claves que enfrenta la humanidad en la vida urbana actual y arroja luz sobre formas alternativas de vivir que nos puede deparar un futuro no tan lejano.

 

 

Fuentes: Neom / CNN Español / El debate 
Compartí en las redes