Lucio Fontana

15/12/2014 | Actualidad

«En lo que me concierne personalmente, quiero subrayar que lo que hago no es precisamente pintura; es, en todo caso, una manifestación de arte plástica.

¿Los tajos y los agujeros? Ah sí, he aquí mi búsqueda más allá del plano usual del cuadro, hacia una nueva dimensión El espacio.

Un gesto de ruptura con los límites impuestos por la costumbre, por los usos, , pero -que sea claro- madurada en el honesto conocimiento de la tradición, en el uso académico del escalpelo, del lápiz, del pincel, del color. Hace tiempo, un cirujano que vino a mi estudio me dijo que «esos agujeros» los podía hacerlos el perfectamente. Le contesté que yo también se cortar una pierna, pero después el paciente muere. Si la corta el, en cambio, el asunto es distinto. Fundamentalmente distinto.»

Lucio Fontana

Nacido en Rosario en 1899, (y fallecido en Italia en 1968) hijo de un escultor italiano y una actriz, este pintor y escultor ítalo-argentino fue un artista revolucionario cuya trayectoria lo llevó tanto a participar de la vanguardia europea como a dejar su inconfundible sello en el arte local.Pasó los primeros años de su vida entre Italia y Argentina,  enrolándose en el Ejército Italiano, combate en la Iª Guerra Mundial, es herido y le otorgan una medalla de plata al mérito. más tarde en Argentina, , trabajando como escultor junto a su padre hasta el momento en que abrió su propio Estudio.

A mediados de 1927 Lucio Fontana decidió retornar a Italia, lo impulsaba la idea de volver a Milán para obtener su diploma en la Academia de Bellas Artes de Brera y, sobre todo, de vivir la gran aventura de la eclosión y desarrollo de las vanguardias. En 1930  presentó su primer exposición en Italia, organizada por la galeria Il Milione, en Milán. En la siguiente década viajó varias veces entre Italia y Francia, trabajando con artistas de arte abstracto y también con expresionistas.

En 1940 retornó nuevamente a Buenos Aires, Argentina, lugar donde en 1946 fundó, junto con algunos de sus alumnos la academia Altamira y dio a conocer el Manifiesto Blanco, en el cual sotiene «La materia, el color y el sonido en movimiento son los fenómenos cuyo desarrollo simultáneo integra el nuevo arte»

Nuevamente en Milán, en 1947, apoyó, con otros escritores y filósofos, el primer manifiesto del espacialismo, retomando al mismo tiempo sus trabajos de cerámica en Albisola. Los continuadores de los postulados de Fontana en Italia son: Piero Manzoni, Castellani, Agostino Bonalumi, Paolo Scheggi; y en parte también Nigro, Alviani y Mari.

A los cincuenta años alrededor de 1958, realizó sus primeras pinturas en las que se reveló como un creador absolutamente revolucionario. Perforando la tela con tajos y agujeros, signos de gestos precisos y seguros, el plano del cuadro dejó de ser objeto de representación y los relieves y cavidades producidos generaron un espacio de relación directa entre el adelante y detrás del cuadro, entre el espacio y la luz reales. Fontana llevó sus indagaciones a múltiples campos, intervenciones lumínicas, ambientaciones, diseños de todo tipo y hasta incursionó en la indumentaria. Recibió el reconocimiento mundial y desde entonces es considerado como un pionero que cambió el devenir del arte contemporáneo.

Concetto Spaziale: Cotización: U$S 10 millones en Christie´s 

Participó en la Bienal de San Pablo y en numerosas exposiciones en Europa y en Oriente, y también en LondresParís y Nueva York.

Compartí en las redes