La “Gig Economy”, el fenómeno digital laboral de nuestro tiempo

11/08/2023 | Actualidad

La “Gig Economy”, el fenómeno digital laboral de nuestro tiempo

11/08/23Actualidad

La “Gig Economy”, el fenómeno digital laboral de nuestro tiempo

11/08/23 | Actualidad

Recientemente compartimos una nota sobre economía plateada y economía de la pasión, las tendencias que sigilosamente están modificando cómo vivimos y trabajamos.

Hoy les proponemos analizar más de cerca la interacción entre la era digital y su efecto en el trabajo. Hace años que los expertos nos vienen advirtiendo que los avances tecnológicos, entre ellos la inteligencia artificial, provocarán que muchas actividades laborales que actualmente realizan las personas, sean totalmente automatizadas el día de mañana.

En general, se prevé que los trabajos que subsistan en ese futuro requerirán un mayor nivel educativo, lo cual es en sí un gran desafío. Pero sin ir hacia esos tiempos más lejanos, pensando en el presente, analizaremos los cambios que se han dado con la llamada «Gig Economy» o la economía de la eventualidad: desde cómo surge a cómo está impactando el mercado de trabajo a nivel mundial.

De acuerdo al reporte de la Organización Internacional del Trabajo, que explora el rol de las plataformas digitales en la transformación del trabajo (2021) hay dos clasificaciones de trabajadores de este tipo: los llamados por localización o también trabajadores por aplicación, y los que su trabajo no está asociado a un lugar. A estos últimos se los conoce también por trabajadores de plataforma en línea.

Para los primeros se puede estimar que en Uruguay hay entre 9000 y 12000 trabajadores de delivery por aplicación y unos 3000 trabajadores de servicios de taxi por aplicación. En todos los casos, estos trabajadores están geolocalizados y su trabajo consiste en realizar un transporte. Entre ambos se totaliza solamente un 0,8% de la fuerza laboral total (2019). Sin embargo, comparado con la cifra de trabajadores del sector transporte y almacenamiento representarían un 16% aproximadamente.

Los segundos son trabajadores que ofrecen sus servicios independientemente de su ubicación, a través de plataformas especializadas. No debe confundirse esta actividad con el teletrabajo, que es un trabajo en relación de dependencia.

Los freelancers trabajan en una relación directa con el cliente vía una plataforma, por lo que solo estas empresas conocen la cantidad de personas de un país que están trabajando. A nivel de registración laboral, el trabajador puede constituir una empresa unipersonal pero es frecuente que no lo haga, por ejemplo si es su segundo empleo.

Por lo tanto, solo podemos analizar qué pasa con este fenómeno en base a reportes mundiales o estudios publicados en países desarrollados basados en encuestas, para tener una perspectiva más completa de la situación actual.

 

 

Las plataformas de trabajo tercerizado

Los nombres se vuelven cada vez más conocidos: Upwork, Freelancer y Fiverr son las mayores plataformas en las que se pueden ofrecer y contratar servicios digitales como programación, configuración de sitios web, de marketing, diseño, traducción y similares. Los trabajadores compiten por trabajos o postean sus costos por hora o proyecto.

Desde una perspectiva global se ve que plataformas son empresas de países desarrollados que tercerizan trabajos en países subdesarrollados, donde el costo de vida es menor, y por lo tanto, el costo por hora del trabajador también. Además, la naturaleza de la contratación es totalmente eventual por lo que no hay cargas de seguridad social ni beneficios de ningún tipo.

Si bien el número de plataformas dedicadas a transporte tipo taxi está relativamente estancado, florecen las plataformas de trabajo digital tercerizado y de delivery. Esto nos da la pauta que es un mercado floreciente al cual se vuelcan cada vez más compradores, vendedores e intermediarios.

En comparación con las plataformas que son redes sociales o comerciales, las de aplicación por localización o las de trabajo en línea son mucho menores medidas por ingreso. Es muy habitual que las primeras inviertan en las segundas, como es el caso de Google y Uber. Esto puede llevar a pensar que hay poder de mercado, y por lo tanto, los trabajadores encontrarse en desventaja ya que están dispersos a verdadero nivel mundial.

 

Las empresas que ofrecen trabajo

En un mundo donde se habla de la escasez de talento, recorte de costos y menores márgenes, la tercerización es una opción cada vez más atractiva. Se estima que el valor del trabajo tercerizado a través de plataformas se sitúa en 2 billones dólares y tiene tendencia creciente.

Comparado con las empresas que proveen servicios, los freelancers individuales pueden ser más competitivos en costos y esforzarse más por cumplir con los objetivos en los plazos requeridos.

Servicios como los financieros, logísticos o más específicos como análisis de datos, presentaciones o programación son cada vez más frecuentemente tercerizados vía estas plataformas por parte de empresas grandes o medianas. Las razones están claras: menores costos, arreglos más flexibles, menores plazos y acceso a trabajadores talentosos son las ventajas entre otras.

 

Los trabajadores freelancers

Estudios realizados a nivel mundial nos describen el perfil promedio del trabajador freelance:

  • La mayoría tiene menos de 35 años y tiene nivel educativo elevado, en particular en los países en desarrollo.
  • Las mujeres representan una de cada cuatro trabajadores de plataformas en línea, y una de cada 10 trabajadores de aplicación
  • Para la gran mayoría de los trabajadores de aplicación, ese es su único o principal trabajo. Por el contrario, un tercio de los trabajadores de plataformas online lo tiene como su principal ingreso.
  • La gran mayoría de los trabajadores en plataformas online gana entre dos y siete dólares por hora. Los trabajadores de países en desarrollo perciben 60% menos que los de países desarrollados.
  • La gran mayoría de estos trabajadores expresa que quisiera tener la oportunidad de trabajar más horas.

Estudios focalizados en Estados Unidos muestran que 36% de los trabajadores se consideran independientes en 2022, cuando en 2016 era 27%. Actualmente 14% tiene su ingreso trabajando exclusivamente en la Gig Economy, según la consultora McKinsey. En cuanto al perfil socioeducativo, la mayoría de los que se dedican exclusivamente a estos trabajos tiene educación secundaria, si bien el segundo grupo pertenece al otro extremo del espectro, con grados de maestría.

 

 

Las razones de la tendencia creciente

¿Por qué es una forma de empleo que continúa creciendo? Para muchas personas que no tienen alternativas es un trabajo con bajas barreras de entrada. Por ejemplo en Estados Unidos una elevada proporción de inmigrantes de primera generación trabaja de esta forma.

Sin embargo, personas que tienen o tuvieron un trabajo en relación de dependencia están migrando voluntariamente a ser freelancers en forma parcial o total. El concepto del trabajo estable, de largo plazo, con beneficios de seguridad social está en retroceso. Las generaciones más jóvenes perciben que el freelancing es un medio viable de tener un ingreso, que tiene ventajas como mayor flexibilidad en cuanto a las horas trabajadas y menor o ningún requerimiento de presencialidad.

El trabajo remoto total o parcial se ha convertido en un atributo muy deseable para la mayoría de los trabajadores: los trabajos freelance permiten acceder a esta flexibilidad en mayor proporción que los empleos en relación de dependencia.

La tecnología vía la automatización, robotización e inteligencia artificial destruye trabajos, generalmente en sectores industriales o procesos de baja complejidad. Pero, al mismo tiempo, crea otros nuevos que en general requieren mayor capacitación, son más factibles de realizar en forma remota y también sin relación de dependencia; se forman equipos para realizar proyectos que van cambiando y trabajando para distintas empresas. A su vez, la fuerza laboral mundial continúa incrementándose, por lo que por ahora la tendencia neta entre ambas tendencias es al aumento del empleo.

 

La inteligencia artificial y los trabajos

Todos hemos leído sobre los despidos en las empresas gigantes tecnológicas: han sido muchos puestos técnicos que se han reducido, pero también personas en las áreas comerciales y de recursos humanos. La automatización en esta última área, así como la implementación de la inteligencia artificial, está cambiando fuertemente la forma que las empresas gestionan estos procesos.

Estos cambios permitirán a su vez no solo reducir el número de personas que trabajan, sino al mismo tiempo que esas personas tengan una menor relación de dependencia con la empresa ya que su trabajo estará mucho más acotado.

La inteligencia artificial también afecta la asignación del trabajo y la valoración del trabajador: ya no hay un supervisor que tenga una opinión personal, sino un algoritmo que se basa en valores «objetivos» como costo y plazo de entrega de una tarea, así como en valoraciones del cliente.

El acceso a propuestas de trabajo es más que opaca ya que puede estar restringida por región sin que el trabajador lo sepa. En caso de una diferencia con el cliente, si bien la mayoría de las plataformas incluyen un sistema de reclamo por parte del trabajador, en general se ve más desprotegido.

 

En resumen

Sin dudas, existe la preocupación por el impacto generalizado de la tecnología en el empleo. La llegada de la “Gig Economy” se piensa está fomentando una carrera hacia la precarización de las condiciones laborales y por consiguiente una creciente desigualdad.

Según el Banco Mundial, este escenario preocupante es, en general, infundado. Es cierto que en algunas economías avanzadas y países de ingresos medios, los trabajadores que realizan tareas rutinarias y «codificables» son vulnerables a ser reemplazados. Por otra parte, como vimos, la tecnología brinda oportunidades para crear nuevos empleos, aumentar la productividad y ofrecer servicios eficientes. A través de la innovación, se generan nuevos sectores y nuevas tareas que tienen perfiles distintos de los procesos “clásicos”.

La tecnología está desdibujando los límites de la empresa como se evidencia en el auge de los mercados de plataformas. También está redireccionando las habilidades necesarias para el trabajo: la demanda de habilidades cognitivas avanzadas, habilidades socioconductuales y combinaciones de habilidades asociadas con una mayor adaptabilidad está en aumento. Sin duda será un gran desafío educativo a nivel global, así como también en la estructura de seguridad social.

 

Por: Ventura Croce
Ventura es Ingeniera química y se desempeña en el sector energético desde hace 30 años. Es docente y ha brindado conferencias sobre industria de petróleo, sus perspectivas y la transición energética. Escribe artículos sobre estos temas en su perfil LinkedIn.

 

Compartí en las redes