Inspiración Buenos Aires…

08/02/2013 | Actualidad

Siempre que puedo me escapo unos días a Buenos Aires. Las excusas suelen ser de trabajo, ver recitales o exposiciones (Fematec, Casa Foa, 100% diseño, etc), pero lo cierto es que se disfruta inmensamente, con todos los sentidos, sólo con pasear, ver gente, edificios, vidrieras, etc.
Quienes me conocen saben de mi dedicación y obsesión por el diseño y los circuitos alternativos, y ya que suelen preguntarme «qué había de nuevo» al regresar de cada viaje, he decidido reunir aquí lo último que me llamó la atención y lo que muchas veces permanece en mi memoria.
La ciudad tiene ese aire que más que «bueno» es único: una fusión de la estética europea con el espíritu latino. La conservación de oficios e identidades locales autóctonas convive con diseñadores emergentes y firmas tradicionales arraigadas. Se trata de los jóvenes trendy de Palermo y las mujeres y hombres que hacen honor a la cultura de la estética ante todo.
Pero no es sólo visual: tambien irradia una energia que aflora en todo lo relacionado y surgido en los ultimos años, que motiva más alla de la forma: una interminable lista de stars en negocios, música, arquitectura o moda, como Gustavo Santaolalla, César Pelli, Eugenio Aguirre, Evangelina Bomparola, Jessica Trosman, Federico Churba, Alan Faena y muchos más. Todos hicieron de su pasión un negocio y lo exportan al mundo. 
Eugenio Aguirre
Federico Churba

Evangelina Bomparola

Tienen la virtud de una estética muy propia y de crisol de culturas sin perder identidad, y lo muestran a partir de intervenciones increíbles, como la recuperación del Palacio Duhau en la Av. Alvear (tomar un café en la terraza mirando hacia la calle Posadas el interminable jardín escalonado o simplemente transitar el hall ya tiene su valor) o en los bares de cualquier esquina que, con mayores o menores recursos, con buen uso de la iluminación, el color y hasta el diseño en los delantales de los mozos, ya logran distinguirse. El esfuerzo por la excelencia en la presentación siempre invita a quedarse.

Palacio Duhau
Si hay algo que me encanta, son los halls de los edificios sobre la Av. del Libertador y sus puertas de entrada. Amo la mezcla de casas estilo Tudor con edificios clásicos y de edificios reciclados, como el Museo Renault, con nuevos, como el MALBA (siempre es un placer almorzar en la cafetería del museo luego de recorrerlo, mirando el parque, y bajar a la tienda. que vende desde serigrafias de artistas nacionales a joyas de Perfectos Dragones).

Malba

Envolviendo por atrás al Malba y al Renault, hay un barrio casi privado (por la tranquilidad en medio del bullicio de la Avenida), con casas de muy alta categoria, embajadas y calles serpenteantes… Esta escondido pero vale la pena encontrarlo y recorrerlo.

En sentido opuesto, yendo por Av. Alvear hacia el centro, luego por la calle Arroyo, con sus galerías de arte y la plaza San Martin y su entorno, se llega a la tienda Harrod’s que, siempre me pregunto, cómo no han podido intervenirla, como a las Galerias Pacifico, que se encuentran unos metros más adelante y a las cuales, inevitablemente, siempre asocio con nuestra estación Central AFE. ¿Cuántos shoppings, viviendas, centros de convenciones y oficinas se pueden imaginar hasta que alguien pueda finalmente devolvérselo a la ciudad para disfrutarlo y valorizar sus áreas?

Calle Arroyo
 
Saliendo de las Galerías Pacífico, a la vuelta, está el Hotel Esplendor San Martín, también con cáscara clásica pero interior ultra moderno, con obras del grupo argentino Mondongo. Descanso en el restaurant del hotel, exquisito, bien ambientado, oasis de paz en medio de Florida.
Esplendor San Martín

Bajando a Puerto Madero, se puede tomar un café en la terraza sobre el río del Museo Fortabat y mirar la rambla con equipamiento urbano de la diseñadora Diana Cabeza.(Confieso que muchas veces, dependiendo de las colecciones, en los museos me distrae más la envolvente que el contenido!)
El Hotel Faena merece, si no a las suites, accederle a los espacios comunes. Todo él y su entorno, como el edificio de los Molinos,  muestran el cuidado por los detalles propio de  su gestor. Las calles parquizadas y las plazas cuentan con equipamiento urbano de Santa &Cole, firma barcelonesa de vanguardia y cuyas luminarias, papeleras, y bebederos se lucen entre el parque y el puente de Calatrava.
Más allá, en San telmo, infaltable visita a la tienda de Gabriel del Campo, anticuario con gusto exquisito, presencia obligada en toda Casa Foa y eventos de diseño. Tambien la panadería de Pablo Massey reconvierte un espacio industrial para uso gastronómico. Al costado de la Plaza, entre varios, hay un fotógrafo que vende sus láminas: todas con puntos de vista increíbles de lugares de la ciudad… Cada viaje que hago me traigo una o dos.
La Fundación Proa, un poco antes en la Boca, tiene agenda de exposiciones relevantes, como la de Louise Bourgeoise el pasado ao.

Clásico a esta altura es el circuito de Palermo que, como el público de Mirta, siempre se renueva! La vibra de esa área que congrega locales, restaurantes, diseñadores, ferias, oficinas creativas, artesanos, hoteles, es maravillosa. Todo concentrado por m2 de esfuerzo en cada detalle: desde el adoquinado de las calles, las terrazas de los bares, el atuendo de la gente, etc. No falto a Paul Deco, la tienda del decorador Pablo Chiappori,  que es como estar en los Hamptons y su increíble variedad de piezas para la casa, asi como Casa Chic, de los dueños de Kosiuko. Más adelante, está el Hotel Ultra, discreto pero elegante sin pretensiones pero impacta de todos modos.

Hotel Ultra, Palermo.
Iluminación Agüero
Paul Deco
Hay cada vez más hoteles de diseño instalados: está bueno mandarse, entrar, recorrerlos y ponerles estrellas imaginarias. La tienda de Iluminación Agüero, cerca de la plaza, tiene luminarias de escalas enormes para ambientes XXL y vanguardistas. La Merceria tiene accesorios de moda para complementar cualquier atuendo aburrido y elevarlo de categoria automáticamente.
Maria Cher tiene local firmado por Matías Klotz.

María Cher
Los jabones de los Hermanos Sabater ameritan la visita, tanto por el local como por el producto, y cientos de ofertas más que siempre hay que guardar y conocer junto a otras nuevas en próximas visitas.
El libro Actitud Buenos Aires de Sofia Pomar es una buena guía alternativa a la turistica tradicional, para salirse de los andariveles predecibles y conocer los lugares que destilan el suficiente encanto como para volverse inolvidables.

Compartí en las redes